¿Hay que tenerle miedo a la sostenibilidad?

Si eres de los que huye de una conversación cuando tocan el tema de la sostenibilidad, si consideras que tener un estilo de vida sostenible es costoso, incómodo, complicado, te priva de los placeres de la vida y solo es para hippies exagerados, este artículo es para ti. 

Primero, es hora de actualizarte. El mundo ha avanzando y cada vez es más sencillo vivir una vida sostenible sin mucho esfuerzo ni demasiados sacrificios. Segundo, muy seguramente ya realizas muchas acciones sostenibles sin darte cuenta y estás siendo reacio a algo que tú mismo consideras lógico. 

ALIMENTACIÓN

En cuanto a alimentación cada vez crecen más y de manera acelerada las tiendas de productos a granel con alimentos orgánicos y saludables. Si te agobia el plan ni siquiera tienes que ir, ya existen grupos de consumidores en redes sociales que eligen los mejores productos y te los llevan a la puerta de tu casa cada semana. Si te resistes, poco a poco hay más supermercados con alimentos ecológicos y ni hablar de las opciones veganas de los restaurantes que cada vez son más abundantes, creativas, y deliciosas. 

ENERGÍA

Para ahorrar energía, no tienes que invertir en unos paneles solares del tamaño de tu piso, ya existe una gran oferta de energías renovables y para todo tipo de presupuestos. La tecnología trajo consigo termostatos inteligentes, aplicaciones reguladoras de energía y sistemas automatizados fáciles de instalar, que puedes acompañar uniéndote a una cooperativa de consumo; el resultado inmediato lo verás en la próxima factura de la luz y el resultado a largo plazo lo verán las próximas generaciones. 

¿Necesitas una mano? Ya existen aplicaciones que ofrecen servicios de electricidad procedente de fuentes 100% renovables, limpieza a domicilio con productos ecológicos, dietas saludables bajas en emisiones de carbono y productos que te ayudan a ahorrar aún más y reducir tu impacto, todo a un click de distancia y desde la comodidad de tu celular. Si te interesa una app de este estilo te recomendamos Servest, aquí puedes saber más:  https://www.servest.app.

MOVILIDAD

¿Cuándo te imaginaste que a la vuelta de la esquina ibas a encontrar patinetes, motos y hasta coches eléctricos? Ya existen además múltiples aplicaciones para compartir coche, y los servicios de transporte desde aplicaciones online se han vuelto más accesibles y a muy buenos precios. Usar el coche ya no es necesariamente la única ni la más cómoda opción para desplazarte. 

AGUA Y PLÁSTICO

En cuanto al plástico, solo debes decir no, cada vez son más las marcas que se están pasando a otras materias primas para empacar sus productos. Si puedes elegir, elige la opción sin plástico, si no hay demanda se acabará su producción. En el mercado, ahorras tiempo si llevas tus propios tappers de cristal y solo debes llegar a casa a meterlos en la alacena o el refrigerador. Unas bolsas grandes de tela te reducen paquetes y te las venden en los mismos mercados. Llevar tu propia botella al trabajo o a las cafeterías no solo ayuda a producir menos basura sino que te libra de virus y te da personalidad. Una botellita no te llena demasiado espacio y sí le quita mucha contaminación al planeta. 

En el mercado ya hay proyectos geniales y accesibles como Agua Medita,  una alternativa al agua embotellada convencional, que usa equipos de última tecnología que se conectan al agua de red de tu casas u oficina y obtienes agua de baja mineralización, mientras cuidas el planeta. Esta es su página web: https://www.bebeaguaconsciente.com/fuentesdeagua/

Por otro lado, no se trata de dejar de bañarte o no volver a lavar el coche para ahorrar agua. Con que reduzcas el tiempo en la ducha unos minutos, no dejes el grifo abierto mientras te cepillas los dientes, o pongas la lavadora en el ciclo más corto, estás haciendo bastante por el medio ambiente. Si tienes un jardín o terraza, un sistema de riego ahorrador no te quitará muchos euros y los beneficios económicos y ecológicos son grandes.

Como ves, llevar una vida sostenible es más sencillo de lo que podía ser hace una década. Incluso, está resultando más barato y cómodo que la “insostenible”, te libera y te quita preocupaciones, logras una mejor convivencia con tus cercanos y, como si fuera poco, ahorras dinero. El cambio más importante es un cambio de actitud. Deja el miedo a lo que te hace bien, todavía estás a tiempo de aportar a cambiar tu presente y el futuro de las generaciones venideras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X